free them allEn los últimos días, el gobierno griego ha puesto en marcha una maniobra represora contra los voluntarios presentes en la isla de Lesbos. Una operación que se veía venir desde hace tiempo. Son ya varias las semanas en las que se suceden amenazas de desalojo a los responsables  autosugestionados de la isla, de identificación y imitación de la actividad de los voluntarios independientes  de Lesbos. El hecho más grave ocurrió ayer con la detención de tres bomberos sevillanos pertenecientes al grupo de voluntarios españoles PROEM-AID y dos voluntarios de la organización danesa TEAM HUMANITY. Todos acusados de favorecer la inmigración ilegal, serán juzgados mañana con riesgo de penas de hasta cuatro años.

Se trata de grupos de socorristas voluntarios, dotados de sus propias embarcaciones que llegaron a la isla  durante los últimos meses para evitar las cientos de muertes que desde hace meses se producen, en el silencio generalizado en el exiguo brazo del mar Egeo que separa la costa turca de la isla de Lesbos. Muertes y accidentes generalmente evitables.

Son centenas las personas que fueron rescatadas por los grupos de voluntarios en la isla, un esfuerzo titánico de pura solidaridad, desgraciadamente, no siempre  suficiente. 40 las víctimas confirmadas en las dos primeras semanas del año. Una actividad  llevada a cabo a menudo en colaboración con la  Guardia Costera y las autoridades locales que si bien se resienten de la presencia de voluntarios, en los últimos meses no han podido más que aceptar que ellos han sido hasta el momento, la respuesta principal y más concreta a la actual crisis humanitaria. De hecho, son diversos los problemas políticos que hacen ineficaces a las instituciones locales e internacionales frente a un fenómeno de proporciones épicas,  empezando por  la ausencia de un claro mandato del ACNUR en o territorio griego

Pero en los últimos días algo parece haber cambiado. Además de las detenciones, un grupo de voluntarios ha sido detenido porque recogía de un vertedero salvavidas para reciclarlos en material útil para las actividades de acogida. Otros han sido identificados en las playas mientras señalaban a los barcos en arribo un atraque seguro. Las fuerzas del orden  no dedican la misma atención al tráfico y traficantes de la mafia turca (también presente en la isla), que cada día gana millones de euros, poniendo miles de vidas en peligro en embarcaciones precarias con motores averiados y condiciones climáticas adversas.

Nosotros hemos estado  en Lesbos y hemos visto que es gracias a la gran cantidad de voluntarios y pequeños grupos organizados que se consigue hacer esta tragedia humana menos insidiosa y miserable. Además de los grupos de socorristas que en estos meses han estructurado un sistema tempestivo de intervención de emergencia, los voluntarios se ocupan las 24 horas del día  de la distribución de mantas de emergencia, agua y ropa en las playas, de la preparación de las comidas y bebidas calientes, de la distribución de ropa en los campamentos de PIKPA, Moria, Kara Tepe y Skala.

En su mayor parte se trata de voluntarios independientes que autofinancian su propio viaje y estancia en la isla a través de crowdfunding y dejando contribuciones y donaciones donde sea necesario. Otras veces son apoyados por pequeños grupos, colectivos y asociaciones.

Una Babel de personas libres de países, religiones, tendencias políticas que tienen un objetivo común para prevenir muertes evitables y restituir un poco de dignidad a los que huyen de la guerra. Y hacer este absurdo viaje un poco más humano.

Una solidaridad que, evidentemente da miedo, porque es expansiva, contagiosa y libre.

SOLIDARIDAD CON LOS BOMBEROS SEVILLANOS Y TEAM HUMANITY

PRONTA LIBERACIÓN DE LOS VOLUNTARIOS ARRESTADOS EN LESBOS

Los voluntari*s italian*a a/de vuelta de Lesbos

Caterina Amicucci, Adriana Rosasco, Giacomo Capriotti, Marta Peradotto, Giorgio Lentini, Gaia di Gioacchino, Walesa Porcellato, Roberto Casi

Annunci