Llegué a Lesbos hace tres días , difícil resumir. Si fuera en tres palabras sería ” la guerra a los seres humanos. “

En este pequeño pedazo de mundo , perdido en el mar Egeo, están reunidas las cosas más malas y las más bellas que el ser humano es capaz de expresar y concebir. Trataré este tema con más tranquilidad en otros post. Antes damos las noticias .
Las llegadas se redujeron , el soborno de tres mil millones que Europa ha entregado a Turquía ha tenido su efecto . Durante el día el canal , el brazo de mar más corto , a unos 14 kilómetros , está custodiado por la guardia costera turca . Esto hace el viaje más largo y más insidioso , ahora los barcos llegan al sur y la mayoría de noche o temprano por la mañana .

DSC_0093

Pero la noticia del día no trata de la isla. Ayer se cerró definitivamente la frontera Idomeni , entre Grecia y Macedonia , dos mil personas, algunas bloqueadas allí durante semanas , se cargaron en autobuses y se deportaron a Atenas. Un activista de la capital griega , me dijo que la Organización Internacional de Migración pagará los billetes de repatriación , no está claro qué pasará con aquellos que se niegaran a regresar .Alguien piensa que el cierre de la frontera bloqueará las personas en la isla , otros que el flujo disminuirá aún más .

Volvemos a nosotros. Sin saber por dónde empezar en este post me limitaré a describir el procedimiento. Es decir como las cosas se llevan a cabo.

En Lesbos andas mirando el mar. Aros Salvavida flotan en el agua mientras por todas partes en las playas se amontonan chalecos salvavidas. De una manera organizada o espontánea hay qui constantemente escruta el horizonte, un barco de cargado de gente podría llegar en cualquier momento. Y cuando llega todo el mundo ya sabe qué hacer. Escribir su posición en un grupo WhatsUp. Entonces se movilizan rescatistas voluntarios para prevenir accidentes y facilitar el desembarco. Los voluntarios se reúnen para ayudar y traer lo que pueden, sobre todo ropas. En los puntos de llegada hay a menudo estructuras auto-organizadas más o menos complejo (profundizaré el tema más adelante), para proporcionar asistencia inmediata. Al final alguien tiene que llamar a la ACNUR, cuya única función parece ser la de proporcionar el transporte de los refugiados.

El tiempo de espera del autobús es muy variable. No hay nadie encargado de explicar a los que acaban de desembarcar, lo que pasará e incluso monitorear lo que va a pasar durante el desembarco (otro tema que merece atención), todo está demandado a la sensibilidad de los voluntarios. Se cargan los refugiados en el autobús y transportados al centro de registro de Moria, una antigua base militar que se parece a Guantánamo. Lo que ahora se llama “hot spot”. De hecho, se le pone un sello con el que pueden moverse en territorio griego.

DSC_0062

En estos días el proceso de registro es rápido, tiene una duración de unas pocas horas, pero en los últimos meses algunos han tenido que esperar hasta diez días. Luego se separan, para los sirios hay el campo de Kara Tepe, bastante bien organizados con las ONG y las infraestructuras. Para lo demás la alternativa es el campamento autogestionado as afuera de “Guantánamo”.

Un verdadero caos indescriptible aliviado sólo por la energía de muchos voluntarios completamente auto-organizado. Por último vamos al puerto a comprar el billete de ferry y en unos días (ahora) se sale. Por miedo de perderlo se duerme en el muelle o en sus proximidades. Este es el procedimiento, pero cada paso esconde numerosos aspectos de los quales hablaré en los próximos post. De momento volvemos a mirar el mar,hoy hay viento y se ves la Turquía también desde el sur.

DSC_0065

 

Annunci